6.10.09

Destino: Groenlandia.

Anoche vino un oso polar a buscarme mientras dormía, me arropó entre sus brazos y me llevó a Groenlandia, allí donde las noches duran demasiado. Te escribo estas líneas antes de dormirme, el viaje ha sido largo y fatigoso. Sólo quería desearte suerte en tu viaje, espero que alguien te haya acogido y te haya llevado a un sitio bonito; uno de esos en los que soñamos estar juntos para siempre. Estoy tranquilo porque sé que estarás bien. Y ten paciencia, que si aún nadie te ha tendido la mano, aparecerá de un momento a otro. Eres tan especial que el hecho de que puedas pasar desapercibido a los ojos de alguien me resulta imposible. Y si no te ve, aléjate lo antes posible.

Volveré cuando aquí salga el sol. Para entonces quizás tú ya te habrás ido, pero iré a desayunar cada mañana a nuestra cafetería, andaré por nuestras calles y prometo ir siempre a ver películas bonitas a nuestro cine. He dejado el contestador de mi teléfono activado por si quieres oír mi voz diciendo eso de 'deja tu mensaje después de oír la señal' y por si necesitas desahogarte. Lo he hecho para que sepas que no me he ido, que sólo necesito dormir, descansar. Que yo siempre estaré un poco aquí, aunque a veces se te olvide. Espero que cuando yo vuelva me hayas dejado alguna señal, algo que sólo pueda ver yo.

Sé feliz, deja que te hagan feliz.

Ese.

3 comentarios: